En tatuador parisino que Guet ha filmado en cámara lenta parte de su trabajo, tatuarse el brazo con tinta negra, seguir las líneas de los patrones del dibujo en la piel. El vídeo captura el fascinante e hipnótico movimiento del punto golpeando la carne de forma delicada. Un video para no perderse.


THOMAS JEPPE es un artista de Melbourne, fundador de la editorial independiente Serps Press y editor asociado de WON Magazine.

“Home Made Tattoos Rule” es una colección de fotografías que reúne varias estéticas, estilos y técnicas de tatuajes hechas en casa. Las imágenes muestran a gente tatuada, herramientas de para tatuar caseras y tatuajes en acción. Las fotografías fueron tomadas en Melbourne, Perth y Auckland entre 2005 y 2006.

Según las propias palabras del autor del libro Thomas Jeppe “He estado interesado en tatuajes caseros desde hace ya un tiempo y siempre la gente habla de lo malos y peligrosos que son,”. Él considera el tatuaje casero un arte tan válido como el realizado en estudios profesionales, “los resultados de este tipo de tatuajes son muy vibrantes y emocionantes y creo que son obras mucho más íntimas y personales que cualquier otro tipo de tatuaje”.


Dirigida por Ryan Hope, la película “Skin” es un examen oscuro y con estilo de la cultura del tatuaje como arte. Una película que pone a prueba los límites del medio y del cuerpo humano. La película cuenta con las aportaciones de notables artistas como Damien Hirst, Jeff Koons y Raymond Pettibon, la película ha sido rodada en asociación con Garage Magazine. La película también cuenta con una banda sonora orquestada por artistas con los que Ryan colabora regularmente con como Actress, Alpines, Creep y Hypercolour Records

Skin from Ryan Hope on Vimeo.


Russian Criminal Tattoo

El libro ““Russian Criminal Tattoos” hace referencia la exposición es un archivo único donde se recogen tatuajes de criminales rusos con su simbología y significado. Entre las fotografías figura una colección de más de tres mil dibujos realizados por Danzig Baldaev durante su tiempo en prisión entre 1948 y 1986. Los tatuajes eran su puerta de entrada a un mundo secreto en el que actuó como etnógrafo, grabando los rituales de una sociedad cerrada. Los iconos y las lenguas tribales que documentó son sorprendentes, desagradables, sexualmente explícitos y provocadores, reflejando como lo hacen en su vida real y con sus tradiciones los propios convictos.
Sus ilustraciones van acompañadas por las fotografías de Sergei Vasiliev, imágenes que otorgan más peso si se puede aún a los dibujos de Baldaev, proporcionando una evidencia fotográfica de su autenticidad y que nos permite tener una mirada extraordinaria a ese mundo. En estas increíbles imágenes los cuerpos sin nombre de los criminales actúan como texto y como espejo, reflejando y preservando el las tradiciones rusas dentro del hampa.

Russian criminals’ tattoos